martes, 1 de marzo de 2016

Caín y Abel

Se apagaron las farolas
y piano los silencios
huyen por las claraboyas,
los pretéritos ayeres,
reconociéndose obsoletos,
ceden el paso al presente
y hoy... es hoy: un nuevo reto
del que resurgir indemnes,
otra jornada que registrar
en la efeméride del tiempo,
un día más en el fatídico haber
del "Abel" sacrificado
y del "Caín" fratricida,
en la memoria grabados:
rescoldos y cenizas
de prejuicios arcaicos,
molicie que nos habita.
"Caín" y "Abel": ¿elaborado mito,
sofisma acerca del mal y del bien
arteramente inculcado?,
¿alegoría del "Yo" y del "Mí"
en permanente conflicto...?
Y sí, por supuesto: hoy es hoy,
un día de crudo invierno
en que quizá me fuere más creativo
continuar durmiendo,
y para más inri esta llovizna
que no cesa, y los rigores del frío
anquilosando los huesos...
Pero ¿sabes qué, amor mío?:
un sol pintaré en tu cielo,
en tus labios... ¡No te lo digo!

© María José Rubiera