viernes, 7 de octubre de 2016

"La otra"

Era satén envolvente
agasajando su piel,
seda del lejano Oriente,
damasquino brocatel...
                                                                          amén de lo inconfesable,
lo que gestado en la sombra
en la sombra ha de ocultarse
y relegado a la sombra
únicamente en la sombra
le es dado manifestarse.
Era burbuja espumosa
humedeciendo su ataire,
efervescencia caótica
ordenándose en su boca...
                                                                            amén de lo censurable,
aquello que en modo alguno
ha de hacérsele innegable
al observador agudo.
Era dádiva celeste,
un codiciado presente:
la ebúrnea levedad
aletargada en su vientre...
                                                                          amén de lo criticable,
de la vergüenza el rubor
vergonzoso y vergonzante,
del cuchicheo el rumor
gravitando incontrolable.
Era vívido resplandor
avivando lo mortecino,
deslumbrando la razón...
amén de niebla glutinosa
ofuscando la visión.
Era... 
 
 
"La otra".

© María José Rubiera