lunes, 22 de febrero de 2016

Trigo moreno...

 
"¿Comprendes ya que un poema cabe en un verso?"
(Gustavo Adolfo Bécquer)

Lo comprendo, mago de las palabras,
pero, ¿cómo plasmar en un solo verso
esa emoción que me embarga
cuando a mi amado contemplo?
 
Ah, su cuerpo recio... su cuerpo viril,
y ese gesto subrepticio
que ruega sin exigir
del desenlace el principio.
 
Su cuerpo... su beligerante cuerpo
asaltando mi castillo,
y su lábaro de guinda
flameando en mi perímetro.
 
Y el verdeceledón oliva
de su augusta vestidura
cubriendo mi albo imperio,
dislocando mi cordura.
 
Su cuerpo regio... su cuerpo locuaz
y su lenguaje purista:
sortilegio lenguaraz
hechizando mi colina.
 
Ah, su cuerpo gentil... su armonioso cuerpo,
su cuerpo: trigo moreno
ornamentando la ojiva
de mi astrífero universo.
 
© María José Rubiera