domingo, 25 de octubre de 2015

Memento...

Piano se interpreta el día
cuando las tristezas cantan
"memento mori, alegría",
y las penas se levantan.
Aterradas las Perseidas
por el fúnebre cantar:
"¿Serán acaso Nereidas
que cantan por no llorar?"
Y rotundas las Niseidas:
"No son sirenas del mar,
las tristezas son ciclones
que anegan los corazones;
son persistentes tormentas
y van minando, sañudas,
el cogollo de la tierra,
y rasgada su cogulla
la delicada corteza
se rubrica surco, arruga,
terrosa y violácea ojera..."
"Son algo más que eso", afirma la grulla:
"Las tristezas son del dolor epicentro,
si principian a cantar
algo se nos rompe dentro,
algo...
¡Dejad de cantar, tristezas... dejad!"

© María José Rubiera