martes, 19 de mayo de 2015

... Y jazmín


Me dijiste: tengo hambre...
                                            hambre de ti.

De mi panal la jalea
degustar te permití.

Y no bien hubiste saciado el apetito,
embriagado de frenesí:
tengo sed...
                    sed de ti.

De mi ánfora el rosoli
te di a beber.

Y no bien hubiste mitigado la sed,
beodo el sentido:
tengo sueño,
ambiciono dormir y soñar...
                                              soñar contigo.

Y no bien te hubiste dormido,
yo... ebria de ti,
del hidromel de tus labios,
de tus ojos,
de tu piel...
también me dormí.

Y si tú romero y jazmín,


yo gota de rocío...
pernoctando sobre ti.

© María José Rubiera