miércoles, 26 de febrero de 2014

Vernácula

No pertenecía
a hemisferio conocido.
Afirmaba ser oriunda
de La Ciudad Irisada,
descendiente de libélula,
adiestradora de mirlos,
pedículo de caléndula,
cesionaria del río Alba,
lauro reverdecido,
ninfa metamorfoseada…
 
Decía ser cera y estilo,
crónica y epopeya,
jeroglífico y papiro,
capitular de poema,
glosa y significado,
elegía vernácula,
cáliz glorificado,
oblea consagrada,
diamante acendrado:
el avatar… y la causa.
 

© María José Rubiera