jueves, 31 de octubre de 2013

Sonámbula (soneto de amor)

Hiende el relámpago la lejanía,
deserta la sombra despavorida,
la noctívaga lechuza, aturdida,
ve su reflejo en la espejada ría.
 
Sonámbula, ronda la galería:
los pies descalzos, la piel aterida;
una lágrima en los labios prendida,
el corazón ardiendo, el alma fría...
 
Soñando soñaba que él la buscaba,
soñando soñaba que la cubría,
soñando soñaba que la besaba.
 
Soñaba que en su seno germinaba
rosado nenúfar de Alejandría.
Soñaba... soñando que no soñaba.


© María José Rubiera