miércoles, 7 de noviembre de 2012

En tanto...

Estás aquí,
infinito, inmensurable,
estás conmigo, junto a mí.
Estás, pleno de vida, radiante,
caldeando la frialdad del lecho,
diluyendo la confusión nocturna,
la penumbra del aposento.
 
¡Oh, sí, estás!, gozándote,
en la sublimación del momento,
en el concluyente estertor,
en el después inmediato,
en el silencio ulterior.
 
¡Oh, sí, estás!, en el tálamo conquistado,
pletórico, durmiendo,
la sonrisa prendida en los labios,
con la frazada cubierto,
vinculándote a mi alma,
enlazándote a mi cuerpo.
 
En tanto que duermes,
analizo tu alter ego,
los intersticios de tu mente,
cada poro de tu pensamiento,
sondeo si eres quien dices ser,
si finges ser quien no eres.
En tanto que duermes,
indago si nos conocemos.