sábado, 27 de octubre de 2012

Aguatinta

Podrías no ser tú..., pero sí eres. 

Eres tú y tus manos tibias, sedosas, 
recorriendo mi cuerpo, 
reconociéndome, 
recreándose en mi cabello 
aromado con magnolias. 
Eres tú y tus besos inéditos 
absorbiéndome, 
y tu entrecortado aliento 
humedeciéndome.

Eres tú y tu artesano pincel 
esbozando sobre el lienzo 
inflorescencias ambarinas 
similares a mi piel. 
Tú y tu cualidad de artista 
imaginando mi imagen 
sobre dúctil azófar, 
operando a voluntad 
el grabado al aguatinta, 
logrando tonalidades 
puras, vírgenes..., distintas.

© María José Rubiera