lunes, 15 de octubre de 2012

A la carta

Amor, 
de matices diversos 
y sabores variados 
a la carta te serviré besos, 
mas no sin antes saber 
los que te causan tedio 
y los que te dan placer. 
Espero me seas sincero, 
si no, ni un solo beso te daré.

Selectos serán mis besos.

Del mar copiarán el mantra
que sin darse tregua recita, 
del cielo imitarán el misterio 
que en noches sin luna se adivina; 
de la tierra, la excelencia 
que a diario regala vida; 
del alba... ¡ay!, del alba 
tendrán el romanticismo, 
el éxtasis, la ternura, 
la levedad, lo idílico...


© María José Rubiera