Buscar en este blog

lunes, 23 de abril de 2012

Felicidad...

Quebradiza, endeble es la dorada hebra
con que se traman los sueños,
volátil..., como la felicidad.

Nunca se me olvidará
que en cierta ocasión pregunté
a un filósofo, entrado en años,
por qué la felicidad
tiende a la fuga, a extraviarse
con pasmosa facilidad.
El sabio guardó silencio,
meditando la pregunta
y la posible respuesta
–me miraba con fijeza
y sus ojos denotaban
un conato de sarcasmo–,
pasados unos minutos,
exclamó con voz pausada:

"¡Felicidad... Ô là, là!
¿La has perdido, jovencita,
a qué esperas, pues, para ir en su busca?
Averigua dónde se esconde,
atrápala sin pérdida de tiempo
y una vez en tu poder
átala y jamás la sueltes.
Pero antes de embarcarte
en tan ardua aventura
has de hacerme una promesa:
fíame su paradero
si es que lograras hallarla,
pues también se me ha perdido
y quiero recuperarla."

© María José Rubiera