viernes, 11 de noviembre de 2011

Sueña

Duerme sereno, amor mío,
que a lo largo de la noche
iré a reunirme contigo...
Dulces sueños, mi cariño,
no desesperes y sueña conmigo.

Sueña...
que mis labios te acarician
y sin mesura te besan:
Sé cuánto ansías mis besos,
y cuánto te hago sufrir
las veces que te los niego.

Sueña...,
y juntos emprenderemos
un viaje hacia las estrellas,
hacia los confines del cielo,
hacia lejanas galaxias
donde moran almas bellas.

Sueña...
En los sueños no hay fronteras
ni límites ni barreras
que frenen el corazón,
ni sentencias ni condenas
que hagan cautivo al amor.


© María José Rubiera