domingo, 6 de noviembre de 2011

No precisas...

No precisas conquistarme
con rebuscadas lindezas,
no precisas regalarme
soles, luceros ni estrellas
ni el fuego al cielo robarle
para conseguir que te ame:
te amo de igual manera
aunque nada me regales.

Te amo,
sin pretender algo a cambio,
te amo con los cinco sentidos,
te amo con todo el alma,
amo cada instante que paso contigo
y más cada día que pasa.
Te ama mi corazón:
él, mejor que nadie,
sabe a quién debe amar
y a quién no.


© María José Rubiera