jueves, 24 de noviembre de 2011

¿Cómo?

¿Cómo bloquear la memoria
que de forma persistente
no hace sino recordarte
sin cesar, hora tras hora,
haciendo de mi presente
un infierno y una gloria?
¿Eludir el pensamiento
que me asalta por sorpresa
cual si fuera un delincuente
y a pensar en ti me fuerza?

¿Cómo lograr convencerme
de que amarte no debiera,
que es ilícito pensarte,
si el corazón se subleva
ante el hecho de no amarte
y, furioso, me hace frente
y me declara la guerra?
¿Cómo decirte: "No te amo",
cuando, clamorosa, mi alma
grita todo lo contrario?

© María José Rubiera