Buscar en este blog

martes, 11 de octubre de 2011

Leyenda de un beso

 ¡Shhh...!
No hagamos derroche de palabras,
amémonos en silencio
que es como mejor se ama.
Así, pues, silenciemos los labios
con un beso, y evitemos decir nada.

 Un beso...
Según reza un milenario manuscrito
la vida comenzó con un beso,
pero quizá no sea sino leyenda.
¿Quieres que te la narre, amor? ¿Sí...?
Acomódate y préstame atención:

 Hete aquí que el astro rey,
prendado de la Tierra,
la iluminó con sus rayos
y la caldeó con su aliento...
Y queriendo fecundarla convocó
a los genios del viento y de la lluvia
y haciéndolos partícipes de sus cuitas
les confesó su gran deseo,
rogándoles le prestaran ayuda.

 El viento, portando la semilla,
la sembró en el útero de Gea;
la lluvia, desprendiéndose de las nubes,
procedió a humedecerla.
El Sol depositó un beso de fuego
sobre la faz de su amada...,
sólo un beso y, ¡oh, milagro!,
la Tierra fue fecundada.


© María José Rubiera