viernes, 21 de octubre de 2011

En busca del Tao

En numerosas ocasiones me han dicho
que la perfección no existe,
y sin embargo no desisto de encontrarla. 
La busco en cada detalle y por doquier,
la busco de forma persistente,
incansable.
Busco penetrar el misterio e imbuirme
de la transcendencia del Ser.

Aunque también he de admitir
que a veces la búsqueda me es onerosa
por lo que conlleva de dificultad,
por resultarme infructuosa,
y me asaltan sentimientos encontrados
amén de dudas razonables
y me digo a mí misma que no creo en nada.

En otros momentos creo vislumbrar el Tao
en la impronta del instante,
siento que me aproximo a él
y mi alma se alboroza,
pero la sensación apenas perdura:
En la fugacidad del destello
deslumbra y al pronto se extingue,
y no consigo aprehenderlo.

© María José Rubiera