sábado, 6 de agosto de 2011

Porque me puede tu amor...

Ayer me hiciste enfadar...
Hoy me regalaste rosas
y una sonrisa radiante,
y te perdoné al instante.

Me es imposible enfadarme contigo.
quiero enojarme, mas no lo consigo...
Vuelo a tu encuentro cuando me dices: "¡Ven!",
porque me puede tu amor, cariño mío.

Porque te amo en la alegría y en la tristeza,
te amo en la riqueza y en la pobreza...
Porque te adoro de todas las formas,
adoro cuanto silencias y otorgas.

© María José Rubiera