martes, 2 de agosto de 2011

Cual alondra

Formas parte de mis sueños,
sabes que te amo y venero,
pero aun así no pretendas
acapararme al completo
ni convertirte en mi dueño,
modelarme a tu capricho
ni privarme del derecho
de ser libre como el viento.

Aun amándote, mi vida,
no quiero ser tu rehén
ni ser prisionera quiero,
no puedo ser tu cautiva:
en cautividad, perezco...
Porque soy como la alondra
que enjaulada languidece,
y en la libertad se goza.

© María José Rubiera