sábado, 13 de agosto de 2011

Búscame...

¡Cómo palpitan tus sienes...!
Me respiras a escondidas,
amparado en el secreto.
¡Imagino lo que sientes...!

¡Se arrebolan mis mejillas...!
El hálito de tu pasión
caldea la habitación.
¡Cómo te late el corazón...!

Dime que me amas...
Dímelo en silencio
para que no puedan oírte,
para preservar lo nuestro.

¿No sabes dónde encontrarme...?
Búscame en la brisa,
búscame en el agua,
búscame en el fuego...,
búscame en el arcoíris
que pende del cielo.

© María José Rubiera