lunes, 11 de julio de 2011

La voz que mejor me habla...

Según dicen los entendidos
las manos también expresan
el sentimiento del alma:
las manos también relatan.

Afirman los adivinos,
expertos en quiromancia,
que en la palma de la mano
se puede leer el destino.

Muéstrame tus manos, amor...
Si bien no soy adivina
se me antoja leer en ellas
qué será de nuestras vidas.

¿A ver...? Creo que este es el Monte de Venus,
relacionado con el amor
y la capacidad afectiva...
Del erotismo, regidor.

¡Uf...! ¡No puede ser lo que leo!
Aquí dice que no me amas,
que mi amor no te interesa...
¡No...! ¡Nada de quiromancia!

Mejor leo en tu mirada:
es la voz que mejor me habla
del amor que por mí sientes...
De lo mucho que me amas.

© María José Rubiera