jueves, 14 de julio de 2011

Impredecible...

En ocasiones eres impredecible:
actúas cual ave que se sabe libre.
A veces eres como la resaca
que con ímpetu la arena arrastra...
Cual ola que impulsada por la marea
va y viene y retrocede y avanza
una y otra vez y sin permitirse tregua
acaricia y besa la playa.

A veces eres cual lluvia serena
que abandonando el celaje de las nubes
a la tierra de agua impregna
y con impúdica ingravidez la penetra
y, lujuriosa, copula con ella,
implantándole en las entrañas
la semilla de la existencia
que no es sino el renacer del alma...
En ocasiones eres tormenta
que asola cuanto a su paso encuentra.

© María José Rubiera