martes, 29 de marzo de 2011

Días de rosas...

Amando, me he desgastado,
los años he ido quemando;
sólo me resta olvidar
el tiempo que me has vivido,
el tiempo en que te he amado.

Los días que, diciendo amarme,
haciendo falso alegato,
me has robado..., cual bandido,
días en que me has herido:
"días de rosas y vino".

Momentos de desatino,
momentos de desvarío;
instantes mal elegidos,
instantes que son pasado
y..., sin embargo, no olvido.

© María José Rubiera