domingo, 27 de marzo de 2011

Devenir

Sin tener clara noción
de hacia dónde se encamina,
trepando por las colinas
con onerosa valija,
va transcurriendo la vida.

Ora una rosa que nace,
ora otra flor se marchita,
ora un amor que comienza,
ora otro amor que termina;
saludos... y despedidas.

Reloj que canta..., marcando
las horas, la noche y el día,
el fenecer... y el vivir:
sucesivo devenir
de la danzarina vida.

Con excesivo equipaje,
a más de versos y rimas,
la vida me va transcurriendo,
voy transcurriendo la vida;
la vida... que es tan exigua.

© María José Rubiera