jueves, 27 de enero de 2011

Recitando el verbo amar

Y te acostaste a mi lado,
y mirándome a los ojos,
me musitaste: "Te amo,
más que a mí mismo te adoro,
de amor temo enloquecer".
Recitando el verbo amar
hasta agotarse los tiempos,
me acariciaste el cabello,
tu vello rozó mi vello,
tu ser indagó en mi ser,
tu esencia penetró en mi alma
eternizando el momento.
La apoteosis de tu dicha
como manantial fluía
fertilizando mi dicha,
alentando nueva vida.
Tu cautivadora risa
voló surcando los aires,
y en el espacio infinito,
se transformó en tenue brisa.

© María José Rubiera