sábado, 10 de diciembre de 2016

Aguamanil

En el paraninfo nocturno celada,
auspiciada por la sombra turbia
y en la turbiedad escudada,
bajo la advocación de agua infausta,
                                                   infausta...
como la ímproba angustia
que del alma se enseñorea
sin causa justificada,
sobre la mar somnolienta
se va narrando la lluvia,
y de aguamanil réplica,
                                                aguamanil...
que desnivelado evacua
en perforada jofaina,
sobre las olas itera
sus finas hebras de plata.
Y si bien nacida dulce
se reconoce salada,
                                                dulce...
como el amor que nos afecta
hasta vociferar: "¡basta!",
dulce... como la guedeja
celosamente peinada,
                                                salada...
a semejanza de lágrima
que el lacrimal lacera
y haciéndose manifiesta
por el pómulo resbala.
Y mixtura organizada,
                                                   mixtura...
salobre y edulcorada,

la espuma la desenhebra
y vomitada en la arena
en la arena se amilana...

© María José Rubiera