sábado, 21 de noviembre de 2015

El año de las mariposas




Emerge de las tinieblas
el aljófar del recuerdo:
perla blanca, perla negra,
perla nata, perla engendro.
De evocaciones sedienta
a la evocación me asgo
y sobre papel vitela
tu silueta voy trazando.
Y colmo de la reminiscencia
soy orquídea evocando
el limonado labelo,
soy élitro de libélula
en tus alas reposando
–aladas eran tus manos–.
Y te evoco... y te evoco,
y evocarte es evocarme devota
de los acuosos besos,
dotados de transparencia,
que desgranaste en mis rosas.
Evocarte es evocar
la segunda adolescencia,
el año de las mariposas...
 
© María José Rubiera