martes, 7 de enero de 2014

La lengua del alma

Nada fragmenta
el pedernal de la noche:
no aletean las palabras
ni los relojes cantan,
no fulgen las pasiones
ni el amor se explaya.

Nada tienen que decirse
los yacientes en la cama:
no recuerdan
cómo se habla
la lengua del alma,
ni siquiera recuerdan
el lenguaje del alba
ni el símbolo travestido
de muselina rosada.

© María José Rubiera