domingo, 14 de abril de 2013

En volandas

Hay profusión de mundos
ocultos en mi interior;
sugerentes universos,
sápidos como el maíz,
que esperan ser descubiertos...
por ti.
 
Cuando te hayas concienciado,
cuando te sepa dispuesto
a caminar en volandas
para evitar agraviarlos,
descorreré los cerrojos
de las compuertas del alma,
y mostraré, sin ambages,
las teselas de su ágora.
 
Llegado el fausto momento,
con retamas escariadas
y montaraz brezo seco
cebaremos la pira funeraria
y en ella incineraremos
veleidades,
recelos,
vaguedades,
patrañas,
enconos,
cizaña...


© María José Rubiera