martes, 24 de enero de 2012

Quizá

Vivamos el día a día, mi amado,
disfrutemos el momento:
quizá cansemos de amarnos
en un futuro cercano.

Quizá fuéremos distintos,
 quizá entre nosotros mediare
un abismo infranqueable
al no ser ya lo que fuimos.

Quizá nuestras primaveras
que acostumbran ser floridas,
gloriosas, exuberantes,
decidieren marchitarse.

Mas, gocemos el instante,
no pensemos sino en amarnos,
en gastarnos los labios y los besos
a fuerza de tanto usarlos.

© María José Rubiera