lunes, 23 de mayo de 2011

Quisiera

Quisiera ser el espejo
donde te miras a diario,
y fundirme en tu reflejo
para atusarte el cabello,
para besarte en el cuello
y acariciarte los labios.

Quisiera ser cual esencia
y embriagarte los sentidos.
Quisiera ser tu remedio,
quisiera ser cual ungüento:
oleoso, aromoso..., sacro,
y ungirte el alma y el cuerpo.

Quisiera hacerme invisible,
aposentarme en la grupa
de tu rebelde corcel
y abrazarme a tu cintura,
si esta noche cabalgaras
yendo en busca de la luna.

© María José Rubiera