sábado, 7 de mayo de 2011

Pacto de amor

Sin que mediaran palabras,
pactamos amor eterno:
hicimos el juramento
tan sólo con la mirada.

Prometimos desposarnos
guardando estricto secreto,
siendo únicos testigos
los astros del firmamento.

Iré vestida de blanco,
y tú vestirás de negro:
el yin y el yang del damero,
la fusión de los opuestos.

En el Libro de la Vida,
se registrará el acuerdo:
lo firmarán nuestras almas,
y lo sellará el silencio.

© María José Rubiera