lunes, 28 de febrero de 2011

Si supieras...

Amado amor, si supieras
cuánto me apena tu pena,
debida a esa dualidad
que en tu alma reside, que te enajena.

© María José Rubiera