domingo, 1 de mayo de 2016

Mujer

Decir madre equivale a decir mujer,
en toda la extensión de la palabra:
mujer, y por añadidura sagrada.
                                                                Mujer,
quizá en la noche de los tiempos
tilo, canelo, laurel
o guindo o ciruelo o almendro,
es posible que la poma
procuradora de alimento
o el copioso manantial
que mitigaba la sed,
tal vez relámpago o trueno
o viento o aguacero o nieve
o el fuego que caldeaba el cuerpo,
quizá el útero que fecundó al ser primigenio
o el seno que amamantó al ego...
En el ahora... mujer:
                                                Mujer,
a la espera de un futuro
en el que quizá le sea dado
ser impasible piedra
que ni siente ni se altera...
                                                   
© María José Rubiera